sábado, 6 de noviembre de 2010

El tema de siempre

Estaba escribiendo un post sobre la historia de Yesterday... pero hay algo en mi cabeza que no me deja concluirlo.
Quizás parezca extraño, pero todo esto de ver a Paul en vivo es muy abrumador. Estoy muy sensible con todo, las cosas me alteran más de lo común y últimamente me he encontrado llorando por cualquier cosa. Como si tuviera un desbalance hormonal o algo así.
El tema no es la emoción que me causa. El tema es que es una noticia muy difícil de asimilar para mí. Durante años, los Beatles fueron algo inalcanzable. Como si todo lo que tuviera de ellos fueran las sobras de algo maravilloso que ocurrió antes de mi nacimiento.
A John nunca lo podré conocer, y él siempre fue mi favorito. John siempre será mi zanahoria en el palo; por más que me acerque, nunca podré alcanzarlo.
Luego viene George. Él se me fue en el 2001.
Paul parecía que nunca se dignaría a venir, y Ringo me resulta algo tan imposible como George o John; dudo que pise otro país del tercer mundo desde lo que pasó en Filipinas (hablaré de eso en algún otro post).
Parecía que lo único que podría tener de los Beatles es algo artificial, falso. Algo que me haga creer que los Beatles están ahí. Los Beats, por ejemplo.
Me niego a irlos a ver. Todos dicen que son muy buenos, que suenan parecido a los Beatles... si quisiera escuchar algo parecido a los Beatles, escucho a los Beatles.
No quiero resignarme a tener que entrecerrar los ojos y fingir que los Beatles están ahí, sonrientes y melenudos, tocando un tema para mí.
Pero siempre supe que eso era todo a lo que podía aspirar.

Por eso esto de ver a Paul McCartney me resulta abrumador. Es como romper todas las ideas sobre los Beatles que tuve en mi cabeza desde que soy una niñita.
Es como si el Paul que voy a ver no fuera el Beatle Paul. Como si fuera un imitador, un falso Paul que sólo trata de rellenar precariamente un vacío en mí que jamás se cerrará.
Pero no es así. Y me resulta muy difícil de creer. Es el mismo Paul.

El mismo Paul que creyeron muerto.
El mismo Paul que cruzó descalzo la Abbey Road.
El mismo Paul que se comprometió con Jane Asher y se casó con Linda Eastman.
El que escribió For No One, The Fool on The Hill, a quien se le ocurrió la idea de la Sgt Pepper's lonely hearts club band, el que impresionó a John Lennon porque sabía afinar las guitarras y se sabía la letra de las canciones, el que tenía el abuelo muy limpio en A Hard Day's Night...

Pero no. No lo creo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada